Visitas


Monólogo de Lady MACBETH




Obra: Macbeth, de William Shakespeare.

Entra LADY MACBETH con una vela.

LADY MACBETH
¡Fuera, maldita mancha! ¡Fuera digo! - La una, las dos; es el momento de hacerlo. - El infierno es sombrío. ¡Cómo, mi señor! ¿Un soldado y con miedo? ¿Por qué temer que se
conozca si nadie nos puede pedir cuentas?  Más, ¿quién iba a pensar que el viejo tendría tanta sangre? El Barón de Fife tenía esposa. ¿Dónde está ahora? -¡Ah! ¿Nunca tendré limpias estas manos? - Ya basta, mi señor; ya basta. Lo estropeas todo con tu pánico.
Aún queda olor a sangre. Todos los perfumes de Arabia no darán fragancia a esta mano mía. ¡Ah, ah, ah! ¡Qué suspiro! Grave carga la de su corazón. Lávate las manos, ponte la bata, no estés tan pálido: te repito que Banquo está enterrado; no puede salir de la tumba. Acuéstate, acuéstate. Están llamando a la puerta. Ven, ven, ven, ven, dame la mano. Lo hecho no se puede deshacer. Acuéstate, acuéstate, acuéstate.
(Sale).


No hay comentarios.:

Publicar un comentario